Deuda Pública

Los mini-BOTs, otra piedra en el camino de Italia

Las tires siguen registrando nuevos mínimos y no percibimos motivos que nos inviten a pensar en un próximo repunte. Tan sólo una decepción por parte de la Fed podría provocar, por fin, una corrección, pero, en cualquier caso, será de corta intensidad y duración, dado que Trump se obstina en no permitir que la incertidumbre se reduzca y las perspectivas de inflación siguen reduciéndose. Ello está provocando una escasez de bonos soberanos en la UEM con rentabilidad positiva (casi el 60 % ofrece tipos de interés negativos, porcentaje que asciende al 80 % si se considera sólo la deuda core, según nuestros cálculos), lo que ha favorecido la colocación de una emisión sindicada por el Tesoro español. La demanda ha superado los 27.500 millones, los no residentes han absorbido el 86% del total emitido (máximo desde 2013) y el tipo de interés se ha situado 4 pb por debajo de lo esperado.

En cuanto al respeto de periféricos, llama la atención el buen comportamiento de la deuda italiana (su tir a 10 años cae 34 pb en el mes y su prima 13 pb), a pesar de las tensiones con la UE por el déficit y la posible emisión de mini-BOTs (títulos sin cupón y de baja denominación que utilizaría el sector público para pagar retrasos a proveedores y reembolsos de impuestos). Aunque no se espera que se emitan, al menos, en un año, genera dos motivos de preocupación:

1) su ilegalidad, lo que provocaría otro encontronazo con la UE; y

2) el posible aumento de la especulación sobre una futura salida de Italia de la UEM, al verse como un intento del gobierno de emitir una nueva moneda.

Fuente: Bankia Estudios