EEUU

La mejora de las ventas de vivienda incentivará una mayor oferta

La demanda de vivienda sigue comportándose mejor de lo esperado: las ventas de vivienda nueva crecieron un 0,8 % en julio y un 11 % acumulado desde diciembre, hasta 610.000 unidades anuales, niveles similares a su media de largo plazo pre-boom. Además, las condiciones de compra no empeoran: el crecimiento de los precios se ha estabilizado (5,6 % interanual en abril y mayo, según el índice S&P) y los tipos hipotecarios se han moderado desde los máximos registrados tras la victoria de Trump. Mientras tanto, el stock de vivienda nueva permanece en niveles modestos (cubre 5,4 meses de la demanda actual) y sigue siendo uno de los factores que limita las ventas.

Por otro lado, la confianza de las familias aumentó en julio (121,1 vs 117,3), entre los máximos desde 2000, reflejando el descenso en el precio de la gasolina, el buen momento del mercado laboral y de la bolsa.

Fuente: Bankia Estudios