Interbancario

Yellen se muestra dispuesta a subir tipos pronto

El BCE se ha ajustado a lo esperado, al no anunciar cambios ni en tipos ni en el QE. Lo más llamativo ha sido el interés mostrado por restar importancia al repunte de la inflación, lo que parece una manera de quitarse presión de cara a futuras reuniones. A pesar de ello y de que no se haya discutido la posibilidad de un “tapering”, seguimos pensando que realizará nuevos ajustes en el QE en 2017. En cuanto a la Fed, sí que han sorprendido las últimas declaraciones de Yellen: en primer lugar, por dejar entrever que podría volver a subir tipos pronto;  en segundo lugar, por su aparente alienación con la mediana de las previsiones de tipos del Consejo, cuando, hasta ahora, se la consideraba uno de los miembros con sesgo más expansivo. Ello ha provocado un aumento de las perspectivas de tipos y la sensación de que el mercado podría estar infraestimando los movimientos de política monetaria en 2017.