UEM

Alemania evita, por la mínima, entrar en recesión. El Brexit pesa sobre la economía británica

Según datos preliminares, el PIB de Alemania se estancó en el 4T18, tras caer un 0,2 % en el 3T18. Por tanto, la economía casi entró en recesión en la segunda mitad del año, pero la valoración por componentes del PIB del 4T18 de la oficina estadística permite confiar en un repunte del crecimiento a comienzos de 2019: todo apunta a que se ha producido una fuerte desacumulación de inventarios, que se compensará en los próximos trimestres. Además, hay otros factores que impulsarían el crecimiento a corto plazo: el impacto de la regulación medioambiental sobre el sector automovilístico se está diluyendo, la industria química y farmacéutica están volviendo a la normalidad y el aumento de los salarios reales apoyará al consumo. Por tanto, mantenemos nuestra previsión de crecimiento del 1,0 % en 2019, si bien los riesgos son a la baja.

En Reino Unido, el PIB creció un 0,2 % trimestral en el 4T18 (0,6 % anterior), situando la media de 2018 en el 1,4 %, mínimo desde 2012. Buena parte de esta debilidad es consecuencia de la incertidumbre generada por el Brexit y el BoE ha recortado en 0,5 p.p., hasta el 1,2 %, el crecimiento previsto para 2019.

que introduce riesgos a la baja para las previsiones de crecimiento del PIB en el 1T19.

Fuente: Bankia Estudios