Productos Estructurados

  • Soluciones financieras para tus necesidades

    Contacta con tu gestor

  • Estructurados de Inversión. Estructurados de Financiación. Apuesta por la innovación.

    Principales características

    Los productos estructurados son combinaciones de instrumentos financieros tradicionales y derivados que permiten diseñar operaciones de inversión, financiación o cobertura a la medida de nuestros clientes.

    La experiencia acumulada es estos años, por el equipo de estructuración de Bankia, nos  permite poner a tu disposición numerosas soluciones financieras destinadas a satisfacer necesidades específicas. Asimismo, nuestra apuesta por la innovación nos ayuda a generar constantemente nuevas ideas de inversión y financiación.

    Además de proponer a nuestros clientes los productos más novedosos y adecuados a sus necesidades, ofrecemos un servicio de asesoramiento del impacto contable, fiscal y legal de la contratación de la estructura, así como apoyo en el seguimiento (incluyendo la valoración online diaria si se requiere) o en la implantación de los modelos de seguimiento del riesgo.

    Para mayor información, contacta con tu gestor de Bankia.

    Estructurados de Inversión

    Aquellos inversores que desean hacer una apuesta sobre el comportamiento de un determinado subyacente (tipos de interés, bolsa, inflación, etc.), pero que quieren limitar su riesgo protegiendo total o parcialmente el capital invertido o asegurándose una rentabilidad mínima, tienen en los productos estructurados de inversión su mejor aliado.

    Asimismo, a través del empleo de los productos estructurados es posible apalancar una inversión incrementando su rentabilidad potencial -y su riesgo-.

    Puedes proponernos tu idea y diseñaremos el producto que mejor se adapte a tus objetivos. Los subyacentes pueden ser:

    • Índices bursátiles
    • Acciones
    • Volatilidad
    • Tipos de interés
    • Inflación española o europea
    • Materias primas

    Estructurados de Financiación

    Los productos estructurados de financiación pueden tener dos objetivos:

    • Cubrir el riesgo del prestatario o emisor, minimizando el riesgo de incremento en los costes financieros o correlacionando estos costes con su cuenta de resultados.
    • Ahorrar costes financieros inicialmente asumiendo un cierto riesgo sobre el coste financiero.

    Entre los primeros destacan productos clásicos como el tipo a interés variable, con un máximo (cap) o con un máximo y un mínimo (collar), o bien los préstamos con tipos de interés vinculados a la inflación.

    Los productos que permiten ahorrar costes a cambio de asumir mayores riesgos, incorporan la venta de alguna opción.

    Algunos productos clásicos son:

    • Estructuras con un tipo fijo bajo, que cambia a un tipo fijo más alto o a un tipo variable si ocurre un determinado acontecimiento (ej. el euríbor toca un nivel).
    • Estructuras con tipos fijos bajos que se pueden amortizar anticipadamente por parte de la contrapartida.
    • Estructuras con tipos bajos que pueden incorporar un pago alto a vencimiento ante un determinado evento financiero (ej. el dólar toque un determinado nivel).

    La gama es tan variada como tus necesidades. Bankia puede diseñar el producto estructurado de financiación que mejor se adapta a las mismas.