Presupuesto familiar

 

¿Qué es un presupuesto familiar?

 

Un presupuesto familiar es un documento que recoge todos los ingresos y gastos en un periodo determinado, de forma sistemática y ordenada.

Se trata de una relación detallada de la economía familiar y es la forma más eficaz de sacar todo el partido a tu dinero. Suelen hacerse presupuestos mensuales o anuales.

 

Por qué es útil

 

Gracias al presupuesto familiar tendrás una valiosa información sobre tus hábitos reales de consumo, podrás analizarlos de forma objetiva y tomar decisiones responsables en la planificación de tu futuro financiero.

 

¿Por dónde empezar?

 

Antes de hacer tu presupuesto familiar, deberías hacerte algunas preguntas:

  • Cuánto dinero ingresa y cuánto gasta tu familia cada mes
  • Si se consigue llegar con comodidad a fin de mes 
  • Si se logra ahorrar y si existe un fondo de emergencia

 

¿Por qué es necesario?

 

Hay muchas razones para elaborar un presupuesto, y cada familia puede tener las suyas, pero es especialmente útil para:

  • Saber en qué gastas el dinero.
  • Ajustarte a los que gastos que te puedes permitir.
  • Priorizar los gastos realmente necesarios.
  • Reducir o eliminar deudas.
  • Ahorrar cierta cantidad de dinero cada mes.
  • Contar con un fondo de emergencia, o aumentar el actual.
  • Vivir sin sobresaltos económicos y hacer previsiones de futuro.
  • Detectar desfases o consumos anómalos.
  • Controlar las deudas.
  • Reducir los conflictos familiares.
  • Transmitir educación financiera a tus hijos.

 

¿Cómo se hace?

 

Hay que anotar todos los ingresos y gastos de la unidad familiar, detallando cuáles son los importes exactos y los estimados y teniendo en cuenta tanto los ingresos y gastos recurrentes como los ocasionales.

 

  • Ingresos: Es importante incluir todas las entradas de dinero, el más importante será el salario o los ingresos laborales, pero también un alquiler inmobiliario, intereses de cuentas o depósitos bancarios, una donación o un premio de lotería.
  • Gastos: Incluye todas las salidas de dinero, desde el pago de la hipoteca o el alquiler, al café que tomas cada mañana. Se dividen en:
    • Fijos: Aquellos gastos obligatorios y periódicos (mensuales, trimestrales, anuales...) y cuya cuantía difícilmente es modificable: hipoteca o alquiler, luz, agua, teléfono, comunidad de vecinos, seguros, colegios... Si no los pagas puntualmente, te exigirán un recargo y puedes tener problemas legales.
    • Variables: Incluyen gastos necesarios, como la comida, el transporte o la ropa; gastos superfluos, aquellos que hacemos pero de los que podríamos prescindir, como un viaje en pareja o una salida nocturna; y gastos imprevistos, que llegan inesperadamente y nos vemos obligados a atender, como una reparación del coche.
Dada la periodicidad más habitual de los ingresos y gastos, lo normal es realizar  este ejercicio mensualmente. 

 

¿Es necesaria alguna herramienta?

 

Aunque hay aplicaciones que te facilitarán la elaboración de tu presupuesto (apps móviles, hojas de cálculo, etc.), con una simple hoja y un bolígrafo o lápiz es suficiente.

La recomendación es que establezcas una plantilla básica que te sirva para todos los meses y archivar así tus presupuestos.

 

Análisis de resultados

 

Una vez anotados todos los ingresos y gastos de un mes (y la parte proporcional de los gastos anuales) es momento de analizar unos resultados que, seguramente, te sorprendan. ¿Cuadran tus cuentas?, ¿eres hormiga o cigarra?, ¿es realmente es necesario el gasto que haces en ocio o en ropa? 

Si los gastos superan a los ingresos, existe un problema.  Los gastos no deberían superar el 90 % de los ingresos. Tal vez hayas salido adelante compensando meses de ahorro con otros de grandes gastos, pero hay que controlar y equilibrar la situación para que los ahorros no se agoten. 

 

Corrección de errores: reajuste del presupuesto

 

Con los datos en la mano, es fácil identificar los errores cometidos y saber rápidamente qué ajustes hacer o qué fondos adicionales van a ser necesarios. Y, como las posibilidades de aumentar los ingresos son limitadas, la solución pasa por reducir gastos, empezando por los no esenciales.

Reajustar el presupuesto mes tras mes te permitirá actuar con anticipación, tener control sobre tu economía familiar y planificar tu futuro financiero.

 

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter   

 

Infografía presupuesto familiar

 

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Niña alza a otra a la espalda para coger un fruto

    Elige el plazo que más te convenga hoy y recoge tus beneficios mañana.

  • Hombre sentado mirando una tablet

    Encuentra el fondo que mejor se adapta a tus intereses.