Qué implica la concesión de una hipoteca al 100 %

 

Una hipoteca al 100 % es el préstamo que financia la compra de una vivienda por el total de su valor de tasación. Además, en algunos casos las hipotecas al 100 % pueden ser ‘al 100 % + gastos’, es decir, que además de financiar el valor total de la casa, incluyen los gastos asociados a la compra: impuestos, notaría, tasación, registro, etc.

Con una hipoteca 100 % el comprador puede disfrutar de un sistema de pago mucho más cómodo. Habitualmente, antes de comprar una casa se recomienda tener ahorrado alrededor del 20 % del precio de la vivienda para ofrecerlo como entrada o tenerlo como 'colchón' para gastos; en el caso de una hipoteca al 100 %, el cliente puede afrontar la compra de la vivienda sin necesidad de tener dinero ahorrado.

 

Características de la hipoteca

 

  • Suele ofrecer plazos de amortización más amplios que otras hipotecas, que pueden llegar hasta 40 años.
  • Están destinadas para inmuebles que constituyan la primera vivienda del solicitante del préstamo, no para segundas residencias ni otro tipo de inmuebles.
  • Implican la contratación de otros productos con la entidad financiera, como la domiciliación de la nómina o la contratación de seguros.
  • Pueden imponer tipos de interés más altos que otros préstamos hipotecarios, en contraprestación con el hecho de que facilitan enormemente el acceso a la vivienda a muchos compradores que, de otra forma, no podrían obtener una hipoteca.

¿Quieres conocer el valor de la vivienda que vas a comprar y calcular la hipoteca que puedes obtener?

 

Puedes utilizar una herramienta de valoración de vivienda para salir de dudas con la valoración de inmuebles, y un simulador de hipotecas para conocer el importe de tus cuotas.

 

Cómo obtenerla

 

Para obtener una hipoteca al 100 % se pueden dar cuatro situaciones:

  • El precio de compra de la vivienda es inferior al valor de tasación: como normalmente se otorga el 80 % del valor de tasación de la casa, cuando el precio de compra es inferior a este importe, el banco puede barajar la opción de financiar el 100 % del coste de la compraventa.
  • El cliente tiene una elevada solvencia o una situación laboral muy estable: este tipo de hipotecas suele requerir de una alta estabilidad financiera y laboral, por lo que es habitual que se le ofrezca a quienes cumplen estos requisitos.
  • La vivienda que se adquiere es propiedad del banco: en estos casos las condiciones de financiación de la entidad son mucho más ventajosas que en un préstamo hipotecario al uso.
  • La hipoteca se contrata con un intermediario financiero: Si no es posible conseguir la financiación al 100 % a través de un banco, se puede acudir a un intermediario financiero, que suelen ser más flexibles con el porcentaje a cubrir. Prestan el 100 % del dinero, aunque a un interés algo más alto que el de los bancos, y cobran una tarifa por sus servicios (entre el 1 % y el 5 % del importe total del préstamo). Además, obligan a contratar algún producto financiero, como un seguro, una tarjeta de crédito o un plan de pensiones.

 

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter   

 

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Familia posando para una foto

    Si necesitas financiar la adquisición de tu vivienda, en Bankia tenemos tu hipoteca. Solo por tener tu nómina domiciliada en Bankia y nada más, podrás contratar una Hipoteca Sin Comisiones Variable.

  • Mujer mirando un móvil

    Encuentra la casa de tus sueños... Nosotros nos encargamos del resto.

  • Edificios en una calle

    Te damos información clave para adquirir tu vivienda.