TIN y TAE, qué significan estas siglas y cómo afectan a tus operaciones financieras

 

El TIN y la TAE son dos porcentajes que se aplican a la contratación de distintos productos financieros y que implican el pago o cobro de una parte del dinero que interviene en la operación.  Te explicamos en qué se diferencian:

Qué son el TIN y la TAE

El TIN, Tipo de Interés Nominal, es el precio que cobra la entidad de crédito por prestar el dinero al cliente. Se expresa como porcentaje sobre el capital prestado y va referido a un periodo de tiempo concreto (normalmente anual).

El TIN, puede ser fijo o variable, en función de si se mantiene o no constante a lo largo de la vida del préstamo.

La TAE, Tasa Anual Equivalente, es un indicador que, en forma de tanto por ciento anual, revela el coste total de un préstamo o crédito, ya que incluye el interés, los gastos y las comisiones bancarias, teniendo en cuenta también la periodicidad con que se efectúan estos pagos.

 

La TAE sirve para comparar las ofertas de las distintas entidades.

 

Si quieres comparar distintas ofertas de productos financieros, la TAE te ofrece una comparativa más real ya que en su cálculo incluye además del TIN otros factores. Pero ten en cuenta que para que la comparación pueda ser equitativa los productos tienen que tener la misma duración, de esta manera podrás comprobar qué opción te ofrece más rentabilidad o en qué oferta los costes a pagar son superiores.

 

El Banco de España en su página web, ofrece un simulador para calcular la TAE de un préstamo hipotecario o personal.

 

¿Qué incluye el cálculo de la TAE?

 

La TAE se calcula siguiendo una fórmula matemática establecida por el Banco de España, que deben utilizar, y anunciar, todas las entidades. 

Incluye para su cálculo distintos conceptos. En el caso de un préstamo hipotecario:

Datos financieros generales:

  • Capital del préstamo.
  • Plazo total.
  • TIN (Tipo de Interés Nominal).
  • Comisión de apertura.
  • Comisión de estudio.

Gastos iniciales que genere el producto financiero*, también en préstamos hipotecarios: 

  • Tasación
  • Nota Simple
  • Gastos de gestoría
  • Gastos de inscripción en el Registro de la Propiedad
  • Impuestos (como Impuesto de Actos Jurídicos Documentados)
  • Seguros de primas únicas

*Los gastos de Notaría no se incluyen en el cálculo de la TAE

 

Gastos periódicos que genere el producto financiero, como por ejemplo: 

  • Primas periódicas de seguros. En este sentido, en los préstamos hipotecarios es obligatorio incluir en el cálculo de la TAE, el coste del seguro de daños independientemente de donde se contrate.

 

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter    

 

Infografía TIN TAE

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Familia posando para una foto

    Si necesitas financiar la adquisición de tu vivienda, en Bankia tenemos tu hipoteca. Solo por tener tu nómina domiciliada en Bankia y nada más, podrás contratar una Hipoteca Sin Comisiones Variable.

  • Mujer mirando un móvil

    Encuentra la casa de tus sueños... Nosotros nos encargamos del resto.