TIN y TAE

 

TIN y TAE, qué significan estas siglas y cómo afectan a tus operaciones financieras

 

El TIN y la TAE son dos porcentajes que se aplican a distintas operaciones financieras, y que implican el pago o cobro de una parte del dinero que interviene en dicha operación.

El TIN es el Tipo de Interés Nominal, los intereses que genera el dinero de una operación financiera en un determinado periodo de tiempo, sin descontar la inflación.

La TAE es la Tasa Anual Equivalente (también se utiliza el término Tasa Anual Efectiva), porcentaje de interés anual que se debe abonar, o cobrar, con los productos financieros que conllevan intereses, como un préstamo, por ejemplo.

 

¿Cómo diferenciar TIN y TAE?

 

El TIN es el tipo de interés que se paga a la entidad que presta el dinero. Puede ser diario, semanal, mensual o trimestral, según el tipo de producto al que se aplique. Por ejemplo, en un préstamo personal, el TIN suele ser mensual, ya que la tasa de interés se aplica a cada cuota que el cliente abona al banco mes a mes, es decir, se suma a la cantidad que devuelve. Sin embargo, en el caso de las tarjetas de crédito, el TIN puede cobrarse por cada día que el banco presta el dinero.

La TAE es la tasa que muestra el coste anual que tiene la operación para el cliente, aunque los pagos se hagan con una frecuencia menor. Expresa el interés que va a generar un depósito u otro producto de inversión, o el coste que se va a tener que pagar por un crédito. Esto permite poder comparar las ofertas de las distintas entidades, tanto para ahorro como para inversión. Es el indicador que hay que tener en cuenta para conocer el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero y  se calcula sobre el total del dinero de las operaciones de ahorro e inversión.

  • TAE en inversión: se aplica a fondos de inversión, depósitos, cuentas remuneradas, planes de pensiones, etc. Indica la rentabilidad bruta anual de un producto financiero. Dada la enorme variedad de productos y sus particularidades: cantidades a invertir, plazos de ingreso del dinero, frecuencia de abono de los intereses..., la TAE permite comparar productos diferentes para saber cuál es más rentable. Se expresa en un porcentaje que indica el interés que el usuario va a percibir al final del año.
  • TAE en ahorro: se aplica a créditos, préstamos hipotecarios y depósitos bancarios. Cuanto más baja sea la TAE, menos intereses tendrá que pagar el cliente por el dinero prestado.

 

El Banco de España ofrece un simulador para calcular la TAE de un préstamo hipotecario o personal.

 

¿Cómo se calcula la TAE?

 

La Tasa Anual Equivalente se calcula siguiendo una fórmula matemática establecida por el Banco de España: TAE=(1+ r/f)f -1 que deben utilizar, y anunciar, todas las entidades.

Esta fórmula, en la que "r" es el tipo de interés nominal (TIN)  y "f" la frecuencia de pago de los plazos,  incluye:

  • El TIN.
  • La comisión de apertura de la operación.
  • La comisión de cancelación, parcial o total.
  • La comisión del estudio que aprueba la operación.
  • Los años que va a durar la operación.
  • La frecuencia de los pagos (mensual o trimestral, habitualmente).

 

La fórmula permite hacer un cálculo del interés compuesto integrando los intereses que se van obteniendo de forma mensual, trimestral o semestral para obtener una cifra final: el porcentaje fijo anual que indica la rentabilidad del producto.

 

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter   

 

Infografía TIN TAE

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Familia posando para una foto

    Si necesitas financiar la adquisición de tu vivienda, en Bankia tenemos tu hipoteca. Solo por tener tu nómina domiciliada en Bankia y nada más, podrás contratar una Hipoteca Sin Comisiones Variable.

  • Mujer mirando un móvil

    Encuentra la casa de tus sueños... Nosotros nos encargamos del resto.