Qué son el BIC y el IBAN y para qué sirven 

 

El BIC, también denominado SWIFT, y el IBAN son dos códigos alfanuméricos creados para identificar cuentas y entidades bancarias a nivel internacional y agilizar las operaciones bancarias. El IBAN identifica una cuenta bancaria (ha venido a sustituir el Código Cuenta Cliente), mientras que el BIC/SWIFT identifica a una entidad o sucursal en operaciones internacionales.

 

Qué son los códigos BIC e IBAN

El IBAN

El IBAN, o código de una cuenta, toma su nombre de las iniciales de su denominación en inglés: International Bank Account Number (número internacional de cuenta bancaria).

 

Para qué sirve

 

Sustituye al Código Cuenta Cliente (CCC) que identificaba las cuentas hasta 2014, desde que entró en vigor la Zona Única de Pagos en Euros, o SEPA. Desde entonces, todas las operaciones bancarias realizadas en los 28 países de la Unión Europea, además de Islandia, Liechtenstein, Noruega, Mónaco, San Marino y Suiza, se realizan con la misma agilidad que si se hicieran entre cuentas del mismo país.

 

Cómo se establece el código

 

Al número antiguo de una cuenta, con 20 dígitos, se le añade inicialmente un código del país (2 letras, ES en el caso de España) seguido de 2 dígitos de control. El código completo de la cuenta es visible en cualquier extracto de cuenta o en la página web y la app de cualquier banco online.

La clave alfanumérica completa sigue este esquema:

Código del país (ES en España) + 2 dígitos de control + código de la entidad (2038 en el caso de Bankia) + código de la sucursal (4 dígitos) + 2 dígitos de control + número de la cuenta del cliente (10 dígitos). En total, 24 caracteres que identifican de forma inequívoca cada cuenta.

 

El BIC

 

El código BIC (Bank Identifier Code) o SWIFT (acrónimo compuesto por las iniciales de Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunications), permite establecer un servicio de mensajería cifrada que permite hacer transferencias internacionales de fondos con total seguridad.

 

Para qué sirve

 

En el caso de pagos o transferencias fuera de la Unión Europea y la zona SEPA es necesario añadir al IBAN el código BIC, o SWIFT, que identifica al banco o entidad financiera de destino.

 

Cómo se establece el código

 

El BIC/SWIFT es un código alfanumérico que puede constar de 8 o de 11 caracteres:

 

  • Código de 8 caracteres. Una clave alfanumérica que sigue este esquema: Código de la entidad (4 letras, CAHM en el caso de Bankia) + 2 letras del código del país (ES en el caso de España) + 2 letras de la localidad (MM en el caso de Madrid, BB en el de Barcelona).
  •  Código de 11 caracteres. Al código anterior, se pueden sumar 3 caracteres más, los del código de la sucursal (cuando no es la principal). De esta forma, la clave alfanumérica sigue este esquema:  Código de la entidad + 2 letras del código del país + 2 letras de la localidad + 3 dígitos de la sucursal.

 

Cuando un cliente hace una transferencia internacional, el banco emisor genera un mensaje cifrado (código BIC/SWIFT) que indica a la entidad de destino cómo va a hacer llegar los fondos a ese cliente, con todos los detalles necesarios (fecha, divisa, entidades intermediarias si las hubiera, gastos...). De esta forma, se garantiza la seguridad de cualquier transacción internacional.

 

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter    

 

 

 

Te puede interesar también

  • Familia posando para una foto

    Si necesitas financiar la adquisición de tu vivienda, en Bankia tenemos tu hipoteca. Solo por tener tu nómina domiciliada en Bankia y nada más, podrás contratar una Hipoteca Sin Comisiones Variable.

  • Mujer mirando un móvil

    Encuentra la casa de tus sueños... Nosotros nos encargamos del resto.