Consejos para vender una vivienda

 

En un momento en el que la compraventa de viviendas no deja de crecer  y el mercado de segunda mano está especialmente activo, es importante tener en cuenta algunos detalles para vender de forma rápida y sencilla.

 

Por dónde empezar

 

No basta con poner un anuncio en el balcón y en un portal de Internet. Antes de fijar el precio de venta conviene analizar detalladamente el mercado inmobiliario. Comparando tu propiedad con otras de características similares (tamaño, número de habitaciones, calidad de materiales, extras como garaje o trastero, etc.) podrás establecer un precio ajustado a la realidad.

Factores a tener en cuenta a la hora de lanzar la oferta.

  • El valor catastral de la vivienda
  • El precio de tasación
  • Si se trata de una venta directa o a través de inmobiliaria
  • El precio medio del metro cuadrado en la zona
  • El precio de venta de otras viviendas similares
  • La presentación de la vivienda: una limpieza impecable, una decoración neutral y unas buenas fotografías suman.

 

Actualmente, existen herramientas online que ayudan a  conocer el valor real de la vivienda  basándose en otros inmuebles similares de la misma zona o mostrando los servicios cercanos para que el usuario se oriente sobre el valor añadido que aportan.

 

Cómo acertar con el precio correcto 

 

Decidir la cifra exacta de venta de una vivienda no es una tarea fácil, pero existen algunas directrices:

  • El poder del número 9. Un precio de 9,99 € es percibido como mucho más barato que otro de 10,00 €. Nuestra atención, según la neurociencia, se centra en el dígito anterior a la coma, por lo que un precio de sólo un céntimo menos se percibe como mucho más atractivo. Un piso de 149.999,00 € recibirá mucha más atención que otro de 151.000,00 €, aunque la diferencia entre ambos sea poco significativa.
  • Evitar los precios redondos o ligeramente superiores. Muchos compradores seleccionan un límite de precios en números redondos en sus búsquedas online, por lo que un piso de 151.000€ quedaría excluido del límite de 150.000 € y en cambio uno de 149.000€ resultaría interesante.  
  • Estar abierto a negociar. La psicología tiene un gran peso en el proceso de negociación y venta. Algunos compradores no accederán a comprar si no sienten que han conseguido rebajar el precio, aunque sea en un porcentaje tan pequeño como el 1 % o el 2 % del precio inicial.

     

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter   

 

 

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Familia posando para una foto

    Si necesitas financiar la adquisición de tu vivienda, en Bankia tenemos tu hipoteca. Solo por tener tu nómina domiciliada en Bankia y nada más, podrás contratar una Hipoteca Sin Comisiones Variable.

  • Mujer mirando un móvil

    Encuentra la casa de tus sueños... Nosotros nos encargamos del resto.