Invertir en Bolsa: Primeros pasos

 

¿Cómo iniciarse en el mundo de la Bolsa?

 

Invertir en Bolsa es participar en la compra y venta de valores, como acciones de sociedades anónimas, bonos públicos y privados, y una amplia variedad de instrumentos de inversión, con el fin de obtener beneficios.

Puede parecer algo complicado para alguien que no tiene conocimientos financieros, pero realmente está al alcance de cualquiera. Eso sí, antes de dar los primeros pasos, es fundamental conocer algunos principios básicos sobre su funcionamiento, además de estar al tanto de su seguridad, rentabilidad, liquidez y flexibilidad que, en líneas generales, están por encima de la inversión en otros activos, como los inmuebles o el arte.

¿Cómo se pueden conseguir beneficios en Bolsa? Una de las vías es comprar acciones de una compañía y venderlas cuando suben de precio; otra es a través de los dividendos o, lo que es lo mismo, los beneficios que reparten las empresas entre sus accionistas.

La Liquidez es una de las grandes ventajas de la inversión en bolsa. Si necesitas disponer de tu dinero, puedes vender tus acciones de forma instantánea, y puedes vender sólo la cantidad que necesites, manteniendo el resto.

 

Los riesgos de la renta variable

 

La inversión en Bolsa supone asumir riesgos, ya que se trata de invertir en renta variable sometida a una alta volatilidad, es decir, a una gran oscilación al  alza y a la baja de la cotización. Pero es precisamente ese riesgo lo que permite obtener una rentabilidad mayor que la que ofrecen otros productos financieros. Gracias al interés compuesto, si se acumulan ganancias a lo largo del tiempo, es posible obtener grandes beneficios. Pero también se pueden sufrir grandes pérdidas.

 

Sentido común y diversificación

 

Aunque la Bolsa pueda ser una inversión muy rentable, hay que usar el sentido común e invertir con criterio. Es imposible conocer con antelación cuál va a ser el rendimiento de unas determinadas acciones ni si van a convertir a un inversor en millonario o llevarle a la ruina. Como regla general, siempre se debe tener presente que una rentabilidad pasada no garantiza rentabilidades futuras.

Por eso es recomendable ser cauto y, especialmente en el caso del inversor novato, invertir pequeñas cantidades en Bolsa, para ir aumentando las cifras poco a poco, a la medida en que lo permitan los conocimientos financieros y la propia economía personal. Además, es fundamental invertir sólo el dinero que no se vaya a necesitar a corto plazo.

Un buen truco para evitar perder dinero es ponerse una cifra límite antes de invertir o de vender unas acciones.

La diversificación es esencial a la hora de invertir en Bolsa, para poder equilibrar las posibles pérdidas con las ganancias. Es fundamental diversificar tanto en productos, como en plazos, sectores, tipo de empresas o áreas geográficas.

Para escoger en qué productos invertir puedes utilizar un comparador de fondos que te ayudará a escoger en cada momento lo que más te interese, de forma cómoda y segura. Podrás consultar, y comparar, en cualquier momento la rentabilidad de cada producto, su evolución, las comisiones que tendrás que abonar... No hace falta disponer de un gran patrimonio para diversificar la inversión, puedes invertir una pequeña parte de tus ahorros en la Bolsa española, y otras pequeñas cantidades en la de Japón o EE UU, por ejemplo.

 

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter   

 

Infografía Invertir en Bolsa

 

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Hombre sentado mirando una tablet

    Encuentra el fondo que mejor se adapta a tus intereses.