Estrategias de inversión

 

¿Qué productos te convienen?

 

Una estrategia de inversión es el conjunto de reglas, comportamientos y procedimientos que un inversor pone en marcha para lograr que su dinero 'crezca'.

A la hora de escoger la cartera de valores en los que invertir es esencial tener en cuenta dos parámetros: riesgo y beneficio. Una estrategia conservadora optará por minimizar los riesgos aunque el potencial beneficio sea menor, mientras que una estrategia de inversión más osada puede ofrecer más beneficio a costa de aumentar el riesgo.

 

Cada inversor tiene sus preferencias, aunque lo habitual es buscar un punto de equilibrio.

 

Si tienes una economía saneada, tal vez te hayas planteado invertir. Pero antes de poner en marcha una estrategia de inversión es fundamental analizar en detalle las distintas opciones, su plazo, el riesgo y la rentabilidad.

Una buena estrategia de inversión no es la que permite obtener la máxima rentabilidad a corto plazo, sino la que se va a poder aplicar hasta el final. Por eso hay que tener siempre en cuenta el binomio rentabilidad/riesgo y la necesidad de diversificar la inversión, para cubrir las posibles pérdidas.

 

¿Qué hay que tener en cuenta antes de lanzarse a invertir?

 

  • Analiza tu tolerancia/aversión al riesgo.
  • Ten claro el plazo durante el que quieres o puedes invertir.
  • Estudia y compara las opciones de inversión disponibles.
  • Planifica una inversión diversificada, tanto en productos como en plazos.
  • Consulta a un experto.

 

Una inversión diversificada

 

Diversificar la inversión es la mejor forma de reducir el riesgo, ya que una cartera variada en productos, plazos, categorías y sectores diversos garantiza poder afrontar las posibles pérdidas de un producto con los beneficios obtenidos en otros.

No gana más quien más arriesga, sino quien usa el sentido común y opta por la estrategia más rentable en cada momento. A igual rentabilidad, es aconsejable optar siempre por la inversión con menos riesgo.

Una buena estrategia de inversión, con productos firmes y seguros, puede incluir:

  • DEUDA PÚBLICA. Los principales tipos de deuda pública son las Letras del Tesoro, los Bonos y las Obligaciones del Estado. La principal diferencia entre ellos es el plazo de vencimiento. Son una opción avalada al 100% por el Estado.
    • Ventajas: Alta rentabilidad, con la seguridad del aval del Estado.
    • Desventajas: Baja liquidez, para rescatar la inversión antes de plazo hay que vender y asumir un riesgo.
  • DEPÓSITOS A PLAZO FIJO. Un depósito es una buena opción para sacar partido a tu dinero si quieres una rentabilidad asegurada. Es el producto estrella para el ahorrador tradicional.
    • Ventajas: Permiten invertir sin poner en riesgo el capital ni los intereses. El dinero está asegurado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).
    • Desventajas: Si rescatas el dinero antes de tiempo podrías perder los intereses. La rentabilidad suele ser baja.
  • FONDOS DE INVERSIÓN. Hay un amplio abanico de productos, desde los más conservadores de renta fija -que invierten en valores del Tesoro, Pagarés, Depósitos..., hasta los fondos garantizados -total o parcialmente- o los de renta variable, con más riesgo.
    • Ventajas: La variedad de fondos de inversión permite encontrar el que más le conviene a cada persona. Y si la entidad gestora quiebra no pierdes tu dinero.
    • Desventajas: No protegido por el FGD. Si el fondo no está garantizado al 100 %, podrías tener pérdidas.
  • PLANES DE PENSIONES. Este instrumento de ahorro e inversión está dirigido a asegurar un capital que complemente la jubilación o una situación de viudedad, invalidez, etc. Con este producto hay obligación de hacer aportaciones periódicas y se puede elegir cuándo y cómo cobrarlo.
    • Ventajas: Gran ahorro fiscal, puede superar el 40 %.
    • Desventajas: Aunque necesites el dinero sólo podrás rescatarlo en casos muy concretos, como una enfermedad grave.
  • BOLSA. Es una inversión con ciertos riesgos, y es importante conocer los detalles de los títulos que vas a comprar, ya sea a través de una entidad financiera o un bróker.
    • Ventajas: Liquidez. Permite comprar y vender con facilidad en una amplia variedad de inversiones y con gran potencial de beneficios.
    • Desventajas: Tiene más riesgo que otros productos y requiere amplios conocimientos del mercado. Ningún fondo de garantía cubre las pérdidas.

Etiquetas:

Icono Facebook   Icono Twitter   

 

Infografía de Esterategias de inversión

 

Diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Te puede interesar también

  • Niña alza a otra a la espalda para coger un fruto

    Elige el plazo que más te convenga hoy y recoge tus beneficios mañana.

  • Hombre sentado mirando una tablet

    Encuentra el fondo que mejor se adapta a tus intereses.